Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Vértigo Posicional Benigno [Benign Positional Vertigo]

El oído interno es el centro de equilibrio del cerebro. Contiene pequeñas partículas de calcio en canales llenos de fluido (canales semicirculares). Estas partículas de calcio pueden salirse de su lugar como resultado del envejecimiento, trauma o lesión a la cabeza o enfermedad del oído interno. Una vez que esto sucede, el movimiento de la cabeza a ciertas posiciones causa que las partículas de calcio estimulen el oído interno y crea una sensación de vértigo.

EL VERTIGO es una sensación falsa de movimiento (como que usted o el cuarto está girando). Un ataque de vértigo puede causar náusea extrema, vómitos y mucha transpiración. El vértigo severo puede causar una pérdida del equilibrio y puede resultar en que se caiga. Durante un ataque de vértigo, el movimiento de la cabeza y cambios en la posición del cuerpo pueden empeorar los síntomas.

Un episodio de vértigo puede durar segundos, minutos u horas. Una vez que haya pasado el primer episodio de vértigo, es posible que nunca vuelva a repetirse. Sin embargo, a veces los síntomas pueden repetirse de vez en cuando por varias semanas o más.

Cuidado En Casa:

  1. Si los síntomas son severos, descanse tranquilamente en la cama. Cambie de posición lentamente. Usualmente hay una posición en que se sentirá mejor, acostado de lado o de espalda con la cabeza un poco elevada sobre almohadas.

  2. No maneje ni trabaje con equipos peligrosos por una semana después de que hayan desaparecido los síntomas, por las dudas de que vuelvan los síntomas repentinamente.

  3. Tome medicina de acuerdo a lo recetado para aliviar sus síntomas. A menos que se le haya recetado otra medicina para náusea, vómitos y vértigo, puede usar un medicamento para el mareo como meclizina (Bonine, Bonamine, Antivert u otras marcas registradas) el cual puede comprar sin receta médica.

Busque Prontamente Atención Médica

si algo de lo siguiente ocurre:

  • Empeoramiento de los síntomas

  • Fiebre de más de 99.5ºF (37.5ºC)

  • Vómitos que no se alivian con la medicina recetada

  • Aumento de debilidad o desmayos

  • Dolor de cabeza muy fuerte o se siente inusualmente somnoliento o confundido.

  • Debilidad en un brazo o una pierna, o en un lado de la cara.

  • Dificultades para hablar o ver.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.