Fisura Anal (Niños) - Fairview Health Services
 
Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Fisura Anal (Niños) [Anal Fissure, Child]

El conducto anal consiste en el recto y el ano, y es la última porción del tracto intestinal, por donde pasan las heces al ser expulsadas del cuerpo. Algunas veces se produce una grieta o desgarro en el revestimiento interno del conducto anal. Esta lesión se conoce como fisura anal.

La fisura anal puede ocurrir en el interior o en el exterior del cuerpo. Puede causar dolor y sangrado de un color rojo intenso, especialmente durante las evacuaciones. A veces la fisura produce hinchazón, comezón o irritación de la piel. La zona puede tener espasmos, lo cual causa más dolor y separación de la piel. Las fisuras anales se producen a causa de un trauma en el conducto anal. Esto puede ocurrir a causa de la inserción de un objeto en el conducto anal, estreñimiento o diarrea muy fuerte.

Las fisuras anales suelen sanar por sí solas y no requieren atención especial. Algunas veces se aplica crema para aliviar la zona. Podrían recetarse medicamentos, ablandadores fecales y supositorios de glicerina. Los baños en agua caliente pueden relajar el ano y facilitar la evacuación. Una vez que la zona haya sanado, es posible que el médico quiera examinar el tracto intestinal con un pequeño tubo flexible llamado endoscopio. En ocasiones la fisura no sana por sí sola. En estos casos, poco frecuentes, es necesario cerrarla.

Cuidados En La Casa:

Medicamentos: El médico podría recetarle al niño un medicamento contra el dolor, un ablandador fecal o un laxante para facilitar las evacuaciones. Siga las instrucciones del médico al darle estos medicamentos a su hijo.

Atención General:

  1. Dele al niño frutas y verduras frescas para asegurar que tenga evacuaciones fáciles. Anime a su hijo a beber abundante líquido. Si el niño está estreñido a menudo, pregunte a su proveedor de atención médica si puede darle suplementos de fibra.

  2. Antes de la evacuación, ponga al niño en un baño de agua caliente para ayudarle a relajar los músculos y aliviarle el dolor.

  3. Lleve un registro cuidadoso del momento en que tiene lugar cada evacuación y del tipo de heces que expulsa el niño. Esto puede ayudar al médico a determinar la atención que debe dar al niño en el futuro. Los niños mayores deben tratar de llevar este registro ellos mismos.

  4. Vigile el ano del niño para ver si hay sangrado o señales de infección (lea la información que se presenta más abajo).

Haga una VISITA DE CONTROL según le indique el médico o el personal del centro.

Nota Especial Para Los Padres:

Lávese bien las manos con agua caliente y jabón antes y después de dar atención a la fisura para prevenir las infecciones.

Obtenga Atención Médica Inmediata

en cualquiera de los siguientes casos:

  • Fiebre superior a 100.4°F (38°C)

  • Señales de infección, como aumento del enrojecimiento, hinchazón o supuración maloliente

  • Algún tipo de anormalidad en las evacuaciones, como estreñimiento, heces demasiado duras o diarrea explosiva

  • Sangrado rectal persistente, dolor o comezón

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.