Print

Doctors and providers who treat this condition

  

Fisura anal (Niños) [Anal Fissure, Child]

El conducto anal consiste en el recto y el ano, y es la última porción del tracto intestinal, por donde pasan las heces al ser expulsadas del cuerpo. Algunas veces se produce una grieta o desgarro en el revestimiento interno del conducto anal. Esta lesión se conoce como fisura anal.

Las fisuras anales son causadas por traumas o por estiramiento del conducto anal. Esto suele deberse a estreñimiento (tener dificultad para pasar las heces). Una diarrea severa o introducir un objeto en el conducto anal también puede causar una fisura.

Los síntomas incluyen dolor y sangrado, especialmente durante la evacuación del intestino. Algunas veces hay hinchazón, picazón e irritación de la piel. Puede haber un espasmo en el área, lo que provoca más dolor y separación de la piel. La complicación más común es una infección, lo que puede llevar a un acceso (bolsa de pus). Cuando esto sucede, también puede haber supuración de la fisura.

Las fisuras anales suelen sanar por sí solas y no requieren atención especial. Es posible que le den instrucciones para el cuidado en hogar para ayudar a prevenir el estreñimiento y aliviar los síntomas.Una vez que el área afectada haya sanado, pueden hacerse exámenes de seguimiento.

En ocasiones la fisura no sana por sí sola. En estos casos, poco frecuentes, es necesario cerrarla mediante una cirugía. Si es necesario le darán más información.

Cuidados en el hogar

Medicamentos: El médico podría recetarle al niño un medicamentos contra el dolor, un ablandador fecal o un laxante para facilitar las evacuaciones. Siga las instrucciones del médico al darle estos medicamentos a su hijo. Nota: No le dé a su niño ningún medicamento de venta sin receta sin hablar primero con su proveedor.

Cuidados generales

  • Para ayudar a aliviar el estreñimiento, es posible que le pidan que:

    • Aumente la fibra en la alimentación del niño. Esto incluye alimentos como granos integrales, frutas frescas y vegetales. La fibra el aumenta el volumen de las heces y ayuda a absorber agua para ablandar las heces, lo que permite que pasen más fácilmente a través del colon. Si es necesario,  también le recetarán un suplemento de fibra.

    • Anime a su niño a que tome mucha agua. Esto puede ayudar a ablandar las heces.

  • Para ayudar a aliviar el dolor y relajar los músculos en el ano, haga que su niño se siente y remoje el ano en unas cuantas pulgadas de agua tibia. Esto se llama baños de asiento. Su niño debe hacer esto de 10 a 15 minutos a la vez, unas cuantas veces al día, o como le indiquen.

  • Mantenga cuidadosamente un registro de las veces que va el niño al baño y del tipo de heces que arroja. Esto puede ayudarle al proveedor de atención médica a determinar los cuidados futuros para su niño. Anime a los niños mayores a que ellos mismos lleven su propio registro.

  • Revise el ano del niño para ver si hay sangrado o señales. de infección (ver más abajo). A los niños mayores se les podría pedir que monitoreen sus propios síntomas.

Cuidados de seguimiento

Haga un seguimiento con el proveedor de atención médica del niño como le indiquen. Si se hicieron pruebas de laboratorio, le informarán los resultados y cualquier hallazgo nuevo que pudiera afectar el cuidado de su niño.

Cuándo buscar atención médica

A no ser que el proveedor de atención médica del niño indique lo contrario, llámelo de inmediato si:

  • Su niño es de 3 meses o menos y tiene una fiebre de 100.4°F (38°C) o más alta. (Busque tratamiento de inmediato. La fiebre en un niño pequeño puede ser la señal de una infección seria.)

  • Su niño es menor de 2 años y tiene una fiebre de 100.4°F (38°C) que dura más de 1 día.

  • Su niño tiene 2 años o más y tiene una fiebre de 100.4°F (38°C) que dura más de 3 días.

  • Su niño tiene fiebres repetidas por encima de los 104°F (40°C).

Llame también de inmediato a su proveedor si:

  • Los síntomas del niño empeoran, o no mejoran con el cuidado en el hogar.

  • Su niño tiene señales de una infección como mayor enrojecimiento, hinchazón u olor desagradable.

  • Su niño está estreñido continuamente o tiene diarrea explosiva.

Llame al 911

Llame de inmediato al 911 si:

  • Su niño tiene dificultades para respirar.

  • Su niño tiene dificultades para tragar,

  • Su niño se desmaya.

  • Su niño tiene latidos de corazón acelerados que no son lo usual.

  • Su niño tiene abundante sangrado del ano o sangre en las heces.

 

 
 Visit Other Fairview Sites 
 
 
(c) 2012 Fairview Health Services. All rights reserved.